Liderazgos que trascienden


En este comienzo de año me apetece poner el foco en lo importante, en lo que trasciende. Organizaciones diferentes con liderazgos diferentes. Cuando nos referimos a nuestras personas responsables casi siempre recurrimos a términos “desgastados” como jefes, responsables y, si te paras a pensar en ello, probablemente, cuando piensas en tu jefe, ese pensamiento estará más imbuido de sensaciones negativas que positivas.


No creo ir desencaminado además si estas sensaciones tienen que ver con que no nos entienden, no se ponen en nuestro lugar, vivimos ciertas situaciones como injustas, no nos sentimos conectados con ellos. Y, probablemente, si tú estás liderando algún equipo, gran parte del feedback (expresado o no) que recibas de tu equipo tenga que ver con esto. Déficits de liderazgo, sin duda.

Algunos de ellos están desmenuzados en uno de los posts ( https://hindagando.wordpress.com/2015/03/22/5-claves-para-un-liderazgo-mas-ecologico/) que escribí recientemente donde os recomiendo centraros en ciertas claves para influir en la organización de forma diferente. Claves que tienen que ver con formas de hacer. Sin embargo ahora voy a dar un paso atrás y vamos a centrarnos en algo más importante aún, en las formas de estar, que son las que nos llevaran a las formas de hacer diferentes y a traccionar sobre organizaciones de tal forma que transformen sociedades.Me atrevo a daros los 3 pilares sobre los que yo considero debéis forjar esa nueva forma de estar.

  • gobierna desde la ética: Da igual el nombre y la cantidad de tus valores, el término los legitima ya como buenos. Probablemente los que hayas definido en la carta de presentación de tu organización o cualquiera de los que veas en cualquier otra misión de la organización sean más que válidos. Es muy común que las literaturas de las organizaciones en torno a sus valores sean siempre perfectos. No lo es tanto el que los líderes se apropien de ellos y gobiernen su organización desde ahí. El asentar tu liderazgo para-con tu organización desde una base ética es la mayor garantía de éxito porque ataca 2 de los principios sistémicos sobre lo que se asienta una organización.
    • orden: la ética es la mayor garantía de orden. Una organización con un modelo de gestión excelente y con unos excelentes gestores al mando estará perfectamente ordenada en lo referente a sus procedimientos, coordinaciones, sistemáticas de mejora, etc. pero eso no es suficiente. Si todo eso no lo asentamos sobre una base de ética nos estará fallando el principal muro de contención sobre el que se debe asentar el “hacer” de nuestra organización
    • sentimiento de pertenencia: “Los líderes deben crear un mundo al que las personas deseen pertenecer” (Robert Dilts). Cuando los miembros de tu equipo están “afiliados” a la ética que sustenta esa forma de gobierno en el seno del equipo, el nivel de implicación, y por lo tanto el nivel de productividad, es máximo.
  • gobierna desde tu centro: Sólo desde ahí sabrás llevar a la organización donde lo necesita y no estarás a merced de modas o tendencias “pasajeras” que acechan desde el exterior o de demandas y presiones particulares de personas o de equipos provenientes desde el interno de tu organización. Tu centro te da acceso directo a la brújula de tu intuición y te sitúa en el umbral de permeabilidad perfecto para discriminar los “síes” y los “noes” que guiarán el rumbo de tu organización

  • gobierna desde tu distancia óptima: ¿Soy un líder demasiado cercano?¿Soy un líder demasiado distante?¿Por qué nos resulta tan difícil establecer la distancia óptima con los miembros de nuestro equipo que permita la profesionalidad?. Humildemente, creo que tiene mucho que ver con la emociones que están presentes detrás y que “pervierten” la interrelación que tenemos con los miembros de nuestro equipo. Y aquí me atrevo a lanzaros unas alertas-consejos que debéis tener presentes:

cuanto menores sean nuestras competencias (pudiendo ser estas de liderazgo o técnicas) en el lugar que ocupamos en la organización, menor será la distancia que tendamos a establecer con los miembros de nuestro equipo. Nuestra sensación de vulnerabilidad (miedo) nos llevará a tener relaciones más cálidas y cercanas con los miembros de nuestro equipo, creyendo encontrar en ese “abrazo” inicial de nuestro equipo la seguridad que nos hace falta para ocupar nuestros espacio como líderes. Craso error. Tarde o temprano la organización y tu propio equipo te rendirán cuentas por tu desempeño a no ser que hayas establecido una relación de conveniencia mutua entre tú y tu propio equipo donde no sea el interés de la organización el que prevalezca. Pero ahí no estarías gobernando desde la ética

es harto complicado establecer una adecuada relación profesional desde la base de una relación personal previa. Este aviso para navegantes debe ser tenido en cuenta para situaciones en las que desembarcamos en nuevos equipos y debemos valorar en qué medida podemos reconfigurar las relaciones previas ya existentes, o en situaciones de liderazgos débiles donde anteponemos la creación de espacios y vínculos personales para construir nuestro liderazgo.

– si aún así no te resulta fácil saber si la distancia que estableces es la óptima te invito a hacer un sencillo ejercicio. Apóyate en este check-list de 10 “declaraciones” que deberías ser capaz de llevar a cabo con cada uno de los miembros de tu equipo.

Tipo de declaración Juan Isabel Luis
Aceptación: “Sí”
Negación: “No”
Ignorancia: “No sé”
Error: “Lo que hice fue un error”
Disculpa: “Disculpa”
Gratitud: “gracias”
Perdón: “Te perdono”
Identidad: “Voy a ser”
Amor: “Te quiero-aprecio, me importas”
Declaración de quiebre: “¡Basta!”
TOTAL  (sobre 100)

Puntúa de 0 a 10 cúan fácil (siendo 0 muy difícil y 10 muy fácil) te resulta decir cada una de ellas a un miembro de tu equipo y suma las puntuaciones. Cuanto más cercano estés al 100, mejor será tu distancia con esa persona.

Si consigues modular tu distancia estarás dando respuesta a otro de los principios sistémicos: equilibrio entre dar y recibir: Cuando la distancia que has establecido es la correcta, y desde ahí ejerces tu liderazgo, cada integrante de tu equipo sentirá que hay un equilibrio en cantidad y en calidad entre lo qué él da y lo que recibe de ti como referente suyo en la organización.

Ya tenemos nuestro cocktail para trascender: ÉTICA, CENTRO Y DISTANCIA.  Nadie dijo que fuera fácil.

Anuncios

4 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s